¿Por qué necesitamos la máquinas de vending?
Elstán ahí cuando necesitas una pausa para reponer fuerzas 

 
La industria del vending evoluciona a pasos agigantados. Desde que en la antigua Grecia se desarrollara la primera máquina que dispensaba agua a cambio de monedas, pasando por la primera máquina de Coca-Cola,  o la que fuera la primera máquina de café para vending, puesta en marcha en el 46, las máquinas de venta automática han sobrevivido a una larga evolución hasta día de hoy, gracias en buena parte a la incorporación de las nuevas tecnologías. Actualmente se calcula que hay en Europa una máquina expendedora por cada 190 ciudadanos europeos, encontrándose instaladas mayoritariamente dentro de los centros de trabajo.

El vending es un servicio nacido para ahorrar tiempo y dinero a las empresas. En las empresas pequeñas siempre hay alguien a quien le toca ser el encargado de comprar el café, la leche, azúcar y algo de comer para el desayuno o almuerzo que se suele hacer. Si la empresa crece esa compra pasa a ser un engorro por volumen, gustos dispares de cada empleado y también gasto si es pagado por la empresa. Ahí es donde el vending soluciona todos esos problemas y es lo por lo que se ha convertido en un servicio universal que se presta en todos los países sea cual sea su cultura y con todo tipo de productos.
 
Las máquinas de vending tienen mucha más importancia de lo que podemos llegar a pensar. Porque, siendo realistas, ¿Quién es la que está ahí cuando necesitas un café en la oficina?, o ¿Quién es la que está ahí cuando necesitas reponer fuerzas a cualquier hora del día?

Las máquinas de vending son un recurso de lo más habitual. Las puede utilizar cualquiera con tal de introducir una moneda y pulsar un botón. Vamos, que son fáciles de usar, están por todas partes y, además, nos sacan de un apuro que otro. Desde cafés, refrescos, comida, hasta cualquier cosa que te puedas imaginar. El vending no tiene límites. Cada vez son más las máquinas de vending y, obviamente, la cantidad de personas que las utilizan.

Así que, a la pregunta de ¿Por qué necesitas una máquina de vending en tu vida? La respuesta es muy sencilla, porque está ahí siempre que lo necesitas, a cualquier hora, satisface tus necesidades en muy poco tiempo y te hace la vida más fácil, mucho más.

Debido al ritmo de vida que llevamos, el tiempo es oro, y gracias a las máquinas vending podemos ganar unos cuantos minutos cada día. Muchos de nosotros nos levantamos por la mañana y lo primero que necesitamos es un café recién hecho. Preparamos la cafetera, molemos el café y esperamos a que las gotas de café caigan en nuestra taza. ¡Si nos paramos a pensar, este proceso nos lleva aproximadamente 15 o 20 minutos que puedes aprovechar para hacer millones de cosas!

Si quieres ahorrar tiempo cada mañana ¿Por qué no desayunas en tu máquina vending del trabajo o centro de estudios? ¿Te animas?.

 

© 2017 EspressoCup